un cierto azul

hacía mucho que quería ir. a creta. ver los restos de su magnífica civilización; comprobar su azul; vivir ambos. al fin lo conseguí. un poco. también comprobé que la pobreza no implica necesariamente miseria y que si alguien quiere disfrutar de la auténtica riqueza, de esa que no conocen los contables y los mezquinos, que vaya a grecia, no encontrará lugar mejor.

“[…]la maravilla es acaso incomunicable; la luna de Bengala no es igual a la luna del Yemen, pero se deja describir con las mismas voces.”  (J. L. Borges)