“El idioma es el río que nos lleva” o de la musa como un naufragio.

todavía gengis en l.a.

todavía gengis en l.a.

“Esta circunstancia protocolaria, que le permitiría a nuestro director local contar toda su vida, por los cafés de la ciudad, que había dirigido la Sinfónica de Viena, por ejemplo, me hacía pensar a mí en la ya vieja verdad de los lingüistas, según la cual nosotros no hablamos una lengua, sino que la lengua habla a través de nosotros.

El idioma es el río que nos lleva.

La gran orquestación de una lengua como el castellano, en la que aún se escuchan las trompetas latinas, y hasta el caramillo griego, más el entrechocar de espadas barrocas, no puede ser reconducida por ningún hombre, por ningún escritor. Escritor no es el que reordena el mar a su manera, cosa imposible, sino el que sabe echarse en la corriente del idioma, en las mareas de la lengua, y dejar que le atraviesen en todas direcciones. De ese naufragio debe hacer su cántico.”  (Francisco Umbral, El hijo de Greta Garbo)

un cierto azul

hacía mucho que quería ir. a creta. ver los restos de su magnífica civilización; comprobar su azul; vivir ambos. al fin lo conseguí. un poco. también comprobé que la pobreza no implica necesariamente miseria y que si alguien quiere disfrutar de la auténtica riqueza, de esa que no conocen los contables y los mezquinos, que vaya a grecia, no encontrará lugar mejor.

“[…]la maravilla es acaso incomunicable; la luna de Bengala no es igual a la luna del Yemen, pero se deja describir con las mismas voces.”  (J. L. Borges)