LA FLECHA DEL TIEMPO

La flecha del tiempo” es un término acuñado en 1927 por el astrónomo Arthur Eddington para referirse a la dirección de “sentido único” del tiempo, también conocido como “asimetría del tiempo”, concepto estrechamente ligado al de “entropía“. En términos psicológicos, la sensación de que la propia percepción es un continuo movimiento desde lo conocido (pasado) a lo desconocido (futuro) produce la imagen mental de una flecha. La idea de anticipación nos hace pensar en términos de “moverse hacia”, sin embargo, igual que una imagen reflejada en un espejo, constituye en realidad una parte de la memoria: deseos, sueños, esperanzas que parecen “por delante” del observador. La asociación: “pasado = detrás y “futuro = delante” está determinada culturalmente. Los chinos y los aymara, por ejemplo, hacen la asociación contraria: “delante = pasado” , “detrás = futuro”. En chino, “pasado mañana” es “detrás del día”, mientras que “antesdeayer” es “delante del día”. Aunque, bueno, entre nuestros pensadores alguno ya vislumbró esta posibilidad, como Miguel de Unamuno:

Nocturno el río de las horas fluye desde su manantial que es el mañana
eterno…

No solo los físicos se interesan por el tiempo, especulando sobre posibilidades como la de la “simetría del tiempo”, según la cual una misma historia podría ocurrir en ambas direcciones, no solo los filósofos han escrito sobre él, también novelistas y poetas. Antes de que el acelerador entrópico que es el salvaje capitalismo nos robase el tiempo para pensar, grandes escritores del siglo pasado como Thomas Mann, Jorge Luis Borges, Vladimir Nabokov, por mencionar solo tres de los más relevantes de la literatura universal, dedicaron memorables páginas a la cuestión del tiempo, sin olvidar a Proust.

Van, el protagonista de Ada or Ardor, se propone al escribir “Texture of Time”, examinar la esencia del tiempo (Time) y no su intervalo pues no cree que su esencia pueda reducirse a dicho intervalo, como tampoco cree que no se pueda desvincular del omnipresente espacio y emprende dicha tarea consciente de que los que lo han intentado antes han caído en la oscuridad o ahogados en el espacio (Space).De los goces de dicha búsqueda dice: “I delight sensually in Time, in its stuff and spread, in the fall of its folds, in the very impalpability of its grayish gauze, in the coolness of its continuum”. No voy a desvelar aquí los pormenores y descubrimientos de su magnífico viaje por la textura del tiempo, sólo citaré un fragmento que me parece resumir, tras aparente frivolidad, su gran hallazgo, hallazgo que solo será posible entender leyendo el relato entero:

Now it so happened that she had never -never, at least, in adult life- spoken to him by phone; hence the phone had preserved the very essence , the bright vibration, of her vocal cords, the little “leap” in her laryx, the laugh clinging to the contour of the phrase […]

Mientras averiguan dónde está la profundidad inverosímil de este pasaje, intento imaginar cuánto dura para una mosca el intervalo que va desde que percibe la intención del “matamoscas” de acabar con su tiempo de mosca hasta que escapa de él a una velocidad prodigiosa.

Anuncios

9 pensamientos en “LA FLECHA DEL TIEMPO

  1. Si, las moscas viven en otra dimension temporal, y nosotros tambien, a poco que nos fijemos. (que cosas, esta interfaz no admite acentos, es curioso). Yo apostaria que el secreto del pasaje este de Ada es la memoria proustiana, o nabokoviana en este caso, la asociacion de detalles de la experiencia a un momento del espacio-tiempo, y su retorno inesperado. Hay quien dice que el tiempo tiende por naturaleza a simultaneizarse en nuestra experiencia, y a generar una eternidad particular que tiene esa textura diferente para cada cual. Y con respecto a la flecha del tiempo, la narracion es de por si una flecha del tiempo tambien, pero con muchos movimientos retroprospectivos, nos alivia del movimiento del tiempo siempre para adelante, y permite revivir el tiempo pasado, es nuestra mejor maquina del tiempo.

    Me gusta

  2. Tal vez, si tradujéramos “the texture of time” como “la textura del momento”, sería más fácil entender el 'riddle' que nos propones. El momento como un tiempo colgado, de límites imprecisos, sin antes o después (haciendo más comprensible la aparente contradicción occidental-oriental delante-detrás con respecto al flujo del tiempo… que no parece tener mucho sentido desde la perspectiva del momento). Pero “textura” también es una traducción limitante. El término inglés implica “esencia”, “cualidad definitoria”, que se quedarían fuera de nuestra interpretación castellana. Si incorporamos estas ideas al concepto “textura”, y siguiendo el 'riddle' del teléfono, la textura del momento se torna inverosímil, fascinante, infinita, preñada como está de posibilidades tanto como de realidades. Y sin embargo, casi me estoy saliendo del texto. Para Van la realidad del momento parece incorporar toda experiencia pasada y toda posibilidad futura. Así, la "esencia del tiempo" podría ser ésta: No existe antes o después, sólo experiencia y posibilidad, más allá del espacio. El tiempo es Uno, un tiempo único que experimento total y completamente desde cada momento.Sobre el tiempo de la mosca, estoy con José Ángel; imagina la perspectiva del tiempo de un árbol, de una montaña, que observase el rapidísimo movimiento del hombre a su alrededor… “como lentas montañas”, sí, seguro; así nos percibe la mosca en cada uno de sus fugaces momentos de mosca 😉

    Me gusta

  3. mucho me temo que mi texto tiene mucho "ruido" y no ayuda a percibir la "textura" nabokoviana del tiempo ;)…a mí me encanta la idea de "textura" y creo que ese es precisamente el gran hallazgo de nabokov :).y respecto a la mosca…puedo imaginar la perspectiva de un árbol, de una montaña, también de una tortuga…pero qué ocurre si me imagino la perspectiva de la oruga y su lento discurrir por el espacio? 😉 (aunque empiezo a perder los límites…ay ;))

    Me gusta

  4. you like to-may-to, i like to-mah-toperdona, no es el ruido; tú dices poesía y yo traduzco un puzle metafísico. ay, el lenguaje 😉 pero gracias. he leído tus otras pistas, incluida la referencia al Parker-en-el-metro de Cortázar, y creo que voy pillando mejor esa idea de textura del tiempo. aunque tendré que incluir el Ada or Ardor en mi interminable lista ;))

    Me gusta

  5. Nabokov es un artista del tiempo. También Virgina Woolf, lo que decís sobre la temporalidad del momento me ha recordado a su "Moments of Being". Hace poco me leí un artículo interesante sobre esta cosa de la extraña cualidad temporal/atemporal de los momentos: Haffey, Kate. "Exquisite Moments and the Temporality of the Kiss in Mrs. Dalloway and The Hours." Narrative 18.2 (May 2010): 137-62.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s